MyFeed Personalized Content
18 a 24 meses
Artículo
Add this post to favorites

Medidas que puedes tomar para frenar la conducta melindrosa

0
0 reseñas

Hay dos factores que podrían contribuir a que tu niño sea melindroso para comer: su ambiente y, obviamente, su comida. ¡Hay muchas cosas que puedes hacer!

3 mins lectura Nov 25, 2015

He aquí algunos consejos que pueden implementarse de inmediato para ayudar a frenar la conducta melindrosa de tu niño:

  • Marca el tono
  • Para crear un ambiente tranquilo durante las comidas, apaga la televisión.
  • Ofrécele una bandeja poco complicada limitando la cantidad de tazones, cucharas y tazas. Tener demasiadas cosas a la vista puede resultar abrumador y podría perder su interés en comer.
  • Usa objetos familiares en la mesa: ver el mismo babero, el mismo tazón y utensilios es reconfortante para tu niño pequeño.
  • Siéntense en la mesa para comer en familia e incluyan a tu niño en la conversación.
  • El apetito de tu niño varía de una comida a otra y de un día a otro. No te inquietes demasiado si no consume la cantidad que crees que necesita. Demuéstrale que respetas sus señales de hambre y de satisfacción.
  • Evita presionar a tu niño para que coma. Tu papel es decidir qué alimentos ofrecerle y cuándo ofrecérselos, pero permite que tu niño decida si quiere comer y cuánto quiere comer.
  • Incluye un alimento al que esté acostumbrado en cada comida y luego permite que decida si quiere probar los otros alimentos que se encuentran en su charola.
  • No prepares una comida por separado: podría fomentar que continúe con este tipo de comportamiento a la hora de la comida.
  • Sírvele porciones más pequeñas (de 1 a 2 cucharadas): las porciones más grandes podrían abrumarlo.
  • Dale tiempo para masticar, tragar e incluso jugar un poco con un nuevo alimento. Jugar con los alimentos es una manera de conocerlos. Apurarlo hace que el proceso de comer sea menos divertido y provoca estrés.
  • ¡Acepta el desorden! Hará que la experiencia de la alimentación sea más placentera tanto para ti como para tu bebé. Permítele explorar, aunque haga un desorden: los niños pequeños por lo general necesitan ver, tocar, oler y probar un alimento antes de consumirlo.
  • Sé paciente. Si tu niño pequeño rechaza un alimento, quizá sea solamente porque no lo reconoce. No renuncies a un alimento rechazado; trata de prepararlo de una manera diferente y ofréceselo nuevamente.
  • Sírvele una variedad de alimentos saludables, y dale un buen ejemplo consumiéndolos tú misma. Si un niño ve a su mamá, papá o hermanos consumiendo un alimento nutritivo, quizá esté más dispuesto a probarlo.
  • No lo sobornes con dulces. Esto le enseña que algunos alimentos son deseables mientras que otros no lo son.
  • Sé realista. Es posible que a tu niño nunca le encanten la coliflor. Pero puedes ayudarle a disfrutar del placer de probar nuevos alimentos cuando estén sentados a la mesa.

 

rating review icon

Reseñas recientes

Valoraciones de los clientes

0
0
0 Calificaciones de clients

Resumen Calificaciones de la comunidad

  • 5 star
    0
  • 4 star
    0
  • 3 star
    0
  • 2 star
    0
  • 1 star
    0